Libifénices, escitas y celtas.

Observaciones sobre el fresco de Kef el-Blida (Túnez)


Anexo (Parte segunda)
(Parte primera)  (Parte tercera)
La relación entre dos lugares tan distantes entre sí tanto cronológicamente, (el templo de Hazor se remonta a un periodo anterior al 1400 a.C.), como geográficamente nos llega de manera contundente a través de la arqueología. Aunque no dispongamos de una explicación lógica y segura a esa relación, las pruebas son palpables. Muy diferente es el caso cuando se trata de establecer un tipo de relación linguística entre topónimos como por ejemplo Rosh Pina y Ruspina, aquí todo se convertirá en mera especulación. No obstante es una pista a seguir a pesar del riesgo de ser tenido como charlatán para algunos. Y paso a explicarme: la lengua es al fin y al cabo el vehículo de transmisión de los elementos socio-culturales. Para entender una determinada cultura no bastan los restos arqueológicos. En el caso de Hazor y YY la posible explicación es de tipo religioso y cualquier tipo de información que consigamos sobre esa religión servirá de suplemento al conocimiento adquirido a través de la arqueología. En el caso de Hazor la gran pregunta es, ¿Quién fue el pueblo que construyó el templo?
Veamos antes de entrar en detalles socio-religiosos una imagen que me ha llamado extraordinariamente la atención, ya que muestra dos manos en posición similar a la estela de Hazor:
Se trata de un detalle de la famosa paleta predinástica egipcia, llamada de Tehenu por suponerse botín de guerra con los Tehenu o Libios:
 
Puesto que las paletas egipcias se remontan a fines del IV milenio a.C. (Ver a este respecto la excelente información de Francesco Raffaele en http://members.xoom.virgilio.it/francescoraf/hesyra/palettes.htm) la distancia cronológica con las simbólicas manos de Cartago es de unos 3000 años y de unos 1500 con las de Hazor. La paleta en cuestión muestra simbólicamente, según algunos, la fundación de algunas ciudades por algunos "soberanos", simbolizados por los sendos animales sujetando una especie de compás. Que pero no voy a intentar sacar conclusiones a partir de solamente estos dos datos. Me limito a sorprenderme y a invitar a los posibles lectores a hacer lo mismo, pues como ya decía Goethe: "Estamos aquí para sorprendernos/maravillarnos".
La otra cara de la paleta Tehenu muestra una serie de animales en tres hileras: bueyes, asnos y machos cabríos.
 
Son los cuernos de los machos cabríos los que por su forma singularrecuerdan al estilo de los sellos cilíndricos sumerios como el ejemplo siguiente (Ref.:http://www.harappa.com/script/parpola8.html) o el detalle del famoso relieve de Uruk (imagen de la derecha)
 
Todas las páginas del artículo
1  2   3  45  6  7  8  9  10   11  12  13  14  15  16